Inicio > Economia, Opinión > La palabra Crisis: etimología para comprender

La palabra Crisis: etimología para comprender

En estos tiempos turbulentos para las finanzas internacionales y de catastrofismo general, salgo en defensa de ese Capitalismo clásico propuesto en su obra “Ensayo sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones” por el economista escocés Adam Smith (Siglo XVIII), hoy en día tan execrado y echado a patadas por los gobiernos en sus economías.

En primer lugar, hay que atender a la etimología de la palabra crisis para entender el complejo fenómeno económico que está sucediendo. Está palabra, ya convertida en tabú por algunos gobiernos, nos ha llegado vía directa latín, del griego κρίσις, el cual se puede traducir por la transformación de algo, por lo que no solo tiene un significado negativo. Yo me inclino por aplicar el significado positivo a la economía española (con el riesgo de que muchos echen pestes de mí), basada durante más de una década en la especulación del ladrillo o construcción. Realmente, papa Estado y todos los poderes públicos (principalmente ayuntamientos) se durmieron al calor de los beneficios e impuestos obtenido por las licencias de obras, así como otros beneficios “marginales” como puede ser el movimiento de dinero o la creación de puestos de trabajo. Los constructores y promotores inmobiliarios, cerdos ya de por si, especularon ante la demanda de viviendas hasta limites aterradores, duplicando el valor de sus inversiones. Esta inflación artificial de los precios, unido ya de por si a los altos precios del petróleo y sus derivados, hicieron que los precios de casi todos los productos subieran; creando una burbuja que las subidas de los sueldos y la demanda del mercado no puedo resistir. La burbuja ha estallado y España entera se ha sumido en el llanto. De este valle de lagrimas yo pesco una  consecuencia positiva: los precios, los carburantes, el tipo de interés,… están empezando a bajar. Pero por el camino se están llevando a todo aquellas empresas y bancos (y también a sus desdichados e inocentes empleados)  que se dejaron llevar por el turbulento río del enriquecimiento rápido. Todo estos procesos se podría definir como uno solo: reajuste del mercado.

Un aspecto negativo de la actuación de los gobiernos españoles ha sido reinvertir casi todos los beneficios obtenidos por este acelerado crecimiento económico en mejoras sociales (¡No digo que me parezca mal) para mantener contentos a sus votantes y renovar por cuatro años más su mandato, sin utilizarlo para generar más riqueza y estabilidad económica; por ejemplo favoreciendo la creación e instalación de nuevas empresas o desarrollando el factor I+D (Investigación y Desarrollo), en el cual este país está muy atrasado.

*La expresiva tira de imágenes de la desesperación de un broker está sacada de Cotizalia.com.

About these ads
  1. noviembre 10, 2008 en 12:00 pm

    Totalmente de acuerdo contigo.

    Ya escribí yo al respecto en mi blog: http://dosvariables.wordpress.com/2008/11/06/de-la-crisis-y-el-clamor-popular-por-venganza/ por si te interesa

  2. diciembre 28, 2008 en 8:38 pm

    Muy buen articulo =)

  3. septiembre 14, 2009 en 6:31 pm

    No sé de dónde has obtenido esa etimología de la palabra crisis. No tiene para nada que ver en su sentido etimológico con una transformación. Es entre sus acepciones modernas cuando adquiere ese matiz: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=crisis

    Por favor, este blog tiene tan buena pinta que merece un poco más de rigor. Imagínate cómo me he quedado al darme cuenta de eso: ¿De qué datos puedo fiarme? Es una entrada pequeña.

    Sin ánimo de molestar. Bueno, un saludo

  4. junio 10, 2010 en 9:46 pm

    Amigo Fco. Almádena,

    Si te das cuenta el primer significado en castellano, también remite a la idea de «cambio», tanto en positivo, como en negativo. Como en griego clásico que también tenia este significado de cambiar. Crisis también deriva del verbo griego y este del verbo κρινειν (krinein), que significa «juzgar». En fin, suscribo la orientación etimológica del autor del artículo; además de utilizarla para ilustrar una entrada en mi blog.

    Gracias

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: