Inicio > Historia de España, Historia Medieval, Navios, Noticias > Un tesoro en la costa de los Esqueletos

Un tesoro en la costa de los Esqueletos

Un tesoro en la costa de los Esqueletos

R. Pérez Barredo 11/05/2008

Buscaban diamantes y en su lugar hallaron un pecio hundido que escondía un tesoro increíble: miles de monedas de oro y plata, lingotes del áureo metal y medio centenar de colmillos de marfil, además de seis cañones de bronce, toneladas de cobre, instrumentos de navegación, armas… La Costa de los Esqueletos, en el país africano de Namibia, es una zona de densas nieblas y violento oleaje. En su litoral han naufragado desde hace cinco siglos numerosas embarcaciones. El pasado mes de abril, buceadores de la empresa de diamantes Namdeb, de origen namibio-sudafricano, que se afanaban en la búsqueda submarina de este preciado mineral, se toparon con la silueta semienterrada de un majestuoso galeón.

Para su sorpresa, el navío había conservado no sólo parte de su estructura, que ha permitido datarlo en unos 500 años, época colombina, sino el tesoro antes citado. Las monedas de oro encontradas lucían la efigie de los Reyes Católicos, por lo que los expertos consideraron que se trataba de un barco español o hispanoluso de finales del siglo XIV o principios del XV que cubría la ruta de las Indias a través del Cabo de Buena Esperanza pero que naufragó por las malas condiciones de la mar. Según explica Carlos Alberto Hernández, arqueólogo, restaurador e historiador naval cubano, fueron los portuguesen quienes en el siglo XIV abrieron la ruta marítima de África.

En ese momento, Portugal y España rivalizan por el control de los mares y las nuevas rutas transoceánicas. Hasta que se produjo el descubrimiento del Nuevo Mundo por Colón, Portugal tenía ruta abierta hacia el Este, por todas las costas y tierras africanas. «Por su ruta llegaron a la India, descubriendo el océano Índico, en el intento de abaratar y sustituir la penosa ruta de la seda y sus famosas especias. Por eso hay muchos naufragios portugueses en las costas africanas», señala.

En 1479 se firmó el Tratado de Alcáçovas entre los Reyes Católicos y el rey Alfonso V de Portugal y su hijo Juan por el que se puso fin a las hostilidades tras la Guerra de Sucesión Castellana con dos renuncias: la de Alfonso V al trono de Castilla y la de los Reyes Católicos al trono luso, y donde se repartieron los territorios del Atlántico entre ambas naciones. «Portugal mantuvo el control sobre sus posesiones africanas, como Madeira o Cabo Verde, mientras que los castellanos se quedaron con Canarias. De ahí la relación portuguesa y española en los descubrimientos no sólo africanos, sino americanos, pese a lo promulgado en la Bula de 1493, que limitaba a los portugueses su expansión por el Atlántico pero que finalmente no resultó tan real y efectiva», explica Hernández.

Aunque los castellanos se centraron naturalmente más en América, ambas Coronas mantuvieran una estrecha relación, por eso no es de extrañar que hubiera navíos hispanolusos cubriendo ambas rutas, como puede ser el hallado en Namibia. «Llega un momento en el que no se puede hablar de galeones españoles y galeones portugueses. Además, las tripulaciones llegaron a ser con normalidad mixtas después de que la Casa de Contratación levantara la prohibición de hacerse con los servicios de marinos portugueses». El barco encontrado en la costa africana, señala el historiador, puedo haber partido de Lisboa o de Sevilla, ya que las monedas halladas en su interior tenían cuña de ambas Coronas.

Según las informaciones del Gobierno namibio, que confirmó que se trata del barco más antiguo que se ha encontrado en las costas del África negra, se llegó a especular con la posibilidad de que se tratara de una nao pilotada por el navegante portugués Bartolomé Díaz, quien en 1487 fue el primer europeo que exploró el sur de África y llegó al Cabo de Buena Esperanza y que desaparecería en un viaje posterior en esa zona del continente africano. Como explica Hernández, el famoso cabo fue en primera instancia bautizado con el nombre de Cabo de las Tormentas, en recuerdo al infierno que pasaron Díaz y sus hombres para conseguir la hazaña de sobrepasar el extremo sur de África.

«El nombre no gustó al rey Juan II, quien acuñó el de Buena Esperanza, más político y atractivo para las muchas embarcaciones que en lo sucesivo habrían de cruzarlo camino de la India. Dicho éxito fue muy celebrado en la capital lusitana, especialmente por todos aquellos que habían defendido siempre que para llegar a la India la ruta mejor y más fácil pasaba por costear África. Atravesar el océano siguiendo la ruta del poniente estaba reservado a un navegante como Colón, que por esas fechas trataba de convencer a los Reyes Católicos de que su plan era factible», concluye.En este sentido, y sobre las monedas de oro del navío hundido, Hernández aventura que, con toda probabilidad, éstas fueron acuñadas en la Ceca (casa de moneda) de Burgos, una de las fábricas de acuñación más importantes de España durante los siglo XIV y XV y que se ubicaba en la acertadamente llamada hoy calle de La Moneda. Desde esta Ceca, pionera de la actividad industrial deCastilla, salieron millones de monedas.De origen medieval, jugó un papel fundamental en la regulación del sistema monetario impuesto por los Reyes Católicos. Junto a las Cecas de La Coruña, Toledo, Cuenca, Segovia, Sevilla y Granada, contaba con una organización administrativa y una definida mecánica de operaciones, según afirma el historiador Víctor Soto Caba.
«En cada Ceca trabajaban oficiales especializados -ensayador, fundidor, entallador, balanzario- y obreros no cualificados o monederos. La fórmula de acuñación fue la tradicional: hasta la Baja Edad Media esta actividad fue manual, a golpe de martillo, y muy similar al trabajo de la forja en la ferrerías. En algunos casos, como la Ceca de Burgos, para mover una primitiva maquinaria de mazos se empleó la energía hidráulica a través de una rueda de molino que aprovechaba el curso de una esgueva», apostilla.

Fuente:

Datos de interes:

  1. mayo 14, 2008 a las 9:32 am

    Hola!!

    Pues vengo a visitarte, y a invitarte a mi nuevo blog, es de fotos historicas http://www.pixelesregios.wordpress.com, como te gusta historia, pues vengo a invitarte, ya que yo también te sigo, como amante de la historia que soy tambien😛

    Salu2

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: