Archivo

Archive for octubre 31, 2008

Víctimas de los bombardeos alemanes en Leningrado (San Petersburgo)

octubre 31, 2008 1 comentario

Entre 600.000 y 1.200.000 personas murieron en el asedio de esta ciudad (1941-44) durante el asedio nazi. El hambre; epidemias de disentería, tifus,…; y las extremas temperaturas (se registraron 40 grados bajo cero) se aliaron para esto. En un solo día pudieron llegar a morir 3.000 personas.

La escasez de vituallas fue tan desesperada que la gente se comía cualquier cosa: el cuero de zapatos y libros; el papel de las paredes; pegamento; hierba; animales domésticos; e incluso se practico el canibalismo. Los senos de las mujeres y las nalgas fueron los platos preferidos para los grupos de antropófagos, quienes llegaron a ocupar barrios enteros; además de generarse un lucrativo mercado de carne humana.

Vía: Fotogramas Antiguos

Pabellón real en San Sebastián, 1908

Esta curiosa fotografía fue realizada en el año 1908 en la playa de La Concha, San Sebastián. Se puede ver un pabellón de aspecto vagamente oriental (fijaos en las torres y el marco de las ventanas) con varias terrazas y una bandera.

Segun la nota que acompañaba a la foto se trata de una cabina real ¿? Suena raro, pero pensáandolo bien San Sebastián fue desde finales del S.XIX el lugar de descanso preferido de la aristocracia y de la corte real. Esta costumbre fue iniciada por Isabel II, quien comenzó a veranear en la ciudad con el fin de tomar baños en las aguas del mar Cantábrico. Más tarde, la reina María Cristina, esposa de Alfonso XII, construyo el actual palacio Miramar.

Para concluir, yo opino que este pabellón se encontraba situado delante del palacio Miramar, y era utilizado por los miembros de la familia real para contemplar el mar y disfrutar de la playa.

Saludos

Vía: Fotogramas Antiguos

Heroínas de la Guerra de Independencia esp.

octubre 31, 2008 3 comentarios

Aunque posiblemente uno de las heroínas de la Guerra de Independencia española (1808-14) más conocida por el público sea la artíllera Agustina de Aragón, también hubo otras mujeres, pocas por desgracia, cuyas heroicas hazañas en los campos de batalla en un universo de hombres están empezando a recibir su merecido reconocimiento. Este es el caso de la gerundense María Farfá.

Ramón Marti i Alsina. h. 1865 Óleo sobre lienzo, 45,5 x 84 cm. Museu d'Art de Girona, Girona
Ramón Martí i Alsina. h. 1865 Óleo sobre lienzo, 45,5 x 84 cm. Museu de Gerona

Durante el sitio de Gerona por parte del ejército francés, el marido de María Farfá fue herido, por lo que tuvo que guardar cama en su casa. Y en esto que de repente empieza a sonar el toque de alarma. ¡Los regimientos franceses se dirigen a asaltar de nuevo la ciudad! Tras un momento de desconcierto general, todos los hombres sanos se dirigen a sus posiciones anteriormente fijadas; mientras que las mujeres, niños y ancianos atrancan las puertas y ventanas de sus casas, o bien se dirigen a las iglesias a rezar por sus familiares y a evitar la barbarie posterior en caso de que la ciudad caiga. En un arranque de ánimo y valentia, lo que habla mucho de su carácter, María coge el fusil de su marido y dirige sus pasos hacia el baluarte de San Francisco a combatir cuerpo a cuerpo. Pero al verla unos artilleros, hombres machotes y rudos, le increpan que su lugar es estar en su casa cuidando a su esposo. Pero ella no se achanta y responde: “Cuando suena la alarma, éste (refiriéndose al fusil) es mi marido.