Inicio > Fotografías, Historia Contemporánea, Historia de España, Inventos, Personajes > “Torres Quevedo” El primer dirigible español

“Torres Quevedo” El primer dirigible español

El globo aerostático "España" en su flotadura en Guadalajara

El globo aerostático "España" en su flotadura en Guadalajara

El más prodigioso inventor de su tiempo” Asi es como definió Maurice d´Ocagne, presidente de la Sociedad Matemática Francesa, al inventor, matemático e ingeniero español Leonardo Torres Quevedo. Nació en Santa Cruz de Iguña (Cantabria) en 1852, y pronto destaca en sus estudios en la Escuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, quedando cuarto en su promoción.

Leonardo Torres Quevedo.jpg
Retrato de Torres Quevedo

Su celebridad le viene por diseñar y construir, junto al militar Alfredo Kindelán, el primer dirigible español; en el cual, además, se solucionaba el grave problema de suspensión de la barquilla. “España” que así se llamaba este primer globo aerostático fue construido en el Servicio de Aerostación Militar del Ejército, sita Guadalajara, en 1896. Realizo varios vuelos de de exposición y prueba, todos ellos finalizados con gran éxito.

Años más tarde, en 1908, se presento una nueva versión llamada “Torres Quevedo”, que fue tripulada tanto por su inventor como por diferentes aerosteros militares como Pedro Vives y Alfredo Kindelán. Fue tal el éxito, que trascendió las fronteras para ser reconocido a nivel internacional desde la Casa Astra francesa, con la comercialización de cien dirigibles en Francia, Reino Unido, Estado Unidos y Japón durante la I Guerra Mundial, sirviendo en los ejércitos de algunos países en labores de protección e inspección naval.

Torres Quevedo fue pionero también en inventos como el telekino, el primer dispositivo de mando a distancia del mundo, varios transbordadores, la automática o el aritmómetro electromecánico, una especie de ordenador.

  1. noviembre 9, 2008 a las 3:08 pm

    No estoy muy seguro de la participación de Alfredo Kindelán, al menos en la fase científica. Sí que intervino, en cambio, una persona cuyos méritos han sido casi olvidados, pero a la que debería recuperarse: Emilio Herrera.

    Su pericia técnica era mayor que la de Kindelán, de quien era amigo, aunque posteriormente la guerra les separaría: Kindelán fue jefe de la aviación franquista, mientras que Herrera terminaría siendo presidente del gobierno republicano en el exilio.
    Seguramente, fue esta circunstancia la que ha hecho que esté más olvidado.

    Por lo demás, gracias por recordar a Torres Quevedo, una persona excepcional que deberían conocer todos los españoles. Tengo mucho aprecio por su trayectoria intelectual, y en su tiempo le dediqué un artículo en mi web: http://www.delbarrio.eu/torresquevedo.htm

  2. Francisco A. González Redondo
    abril 10, 2010 a las 9:50 pm

    Para precisar todas las cuestiones que aquí se tratan acerca del diseño, la construcción, el papel de Kindelán y las pruebas de los dirigibles de Torres Quevedo, todo ello en profundos estudios documentados en fuentes originales, escritos por los autores especializados en la obra torresquevediana, pueden verse los numerosos trabajos digitalizados en http://www.torresquevedo.org

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: