Archive

Archive for the ‘Burgos’ Category

¿Sabías que…?

septiembre 26, 2008 Deja un comentario

… una lápida recuerda que los burgales fueron los primeros en alzarse contra los franceses.

Al pueblo burgalés
que antes que ninguno de
España se alzó contra los
franceses invasores
en esta plaza donde murieron por
la patria, Manuel de la Torre,
Nicolás Gutiérrez y Tomás Gredilla
el 18 de abril de 1808 A los heroicos vocales de
la Junta Superior de Burgos
José Ortiz de Covarrubias, Pedro Gordo,
Eulogio José Muro y José Gregorio Navas,
mártires de la independencia
patria, ahorcados en Soria
el 2 de abril de 1812.

El Ayuntamiento de Burgos 1937

Asi reza la lapida conmemorativa que fue alzada en Burgos en el año 1937, en plena guerra civil,  en el Arco de Santa María, puerta emblemática de la muralla de la capital, antigua sede del Regimiento (ayuntamiento) burgalés, frente a la Catedral, en la Plaza del Rey San Fernando. Intuyendo que las tropas napoleónicas no estaban de paso en España hacia Portugal, como habían hecho creer, hizo que tras la detención de un correo español que venía de Vitoria, donde se encontraba el monarca, hacia Burgos camino de Madrid; un buen número de burgaleses acudió a protestar contra el intendente de la ciudad. Éste, una vez viendo los ánimos exaltados (…que el horno no estaba para bollos…), se refugió en el Palacio Arzobispal, protegido por un destacamento de fuerzas francesas. El pueblo burgalés aún más indignado por este hecho, prosiguió con sus quejas, a lo que lo que los guardias respondieron con una serie de disparos que mato a tres personas: Manuel de la Torre, Nicolás Gutierrez y Tomás Gredilla. Era el 18 de Abril de 1808.

El siguiente texto, escrito con la simpleza propia de un tornero llamado Marcos Palomar, ilustra los dramáticos momentos.

(…)” Viendo esto dichas gentes, que más me pareció basura que personas, volvieron a vocear: ¡muera!, ¡muera!, ¡muera!, de modo que queriendo a pedradas, los muchachos atropellar la guardia y por último decían: ¡fuera de ahí esa guardia!, atropellaron unos bárbaros a quitar el fusil a la centinela y darlos y darlos de palos; esto que vio el Comandante que tenían, mandó hacer fuego.

A la primera descarga tres hombres quedaron  muertos en el suelo, de este modo se retiró la gente”.(…)

Este incidente fue definido posteriormente por algunos autores como Albarellos y García de Quevedo como el 2 de Mayo burgales”.

Más datos sobre la muralla de Burgos

Panorámica del tramo de muralla excavada

La excavación arqueológica que se está llevando a cabo en la calle las murallas de Burgos, junto a la antigua muralla de Burgos, ha dado como resultado, por el momento, el hallazgo de varios restos, tanto materiales como humanos, procedentes de la Guerra de la Independencia Española (1808).

Se han encontrado esqueletos de soldados que se cree que pudieron ser sorprendidos por el fuego francés a pie de muralla, restos de balas (algunas de ellas sin explosionar) y abundante material de artillería.

Las catas arqueológicas y la retirada de las tierras que se apoyaban en la estructura defensiva han permitido sacar a la luz en la zona media de la calle un lienzo de 95 metros lineales de muralla quebrados en cuatro tramos diferentes, siendo los dos extremos interrumpidos por la desaparición de la cerca de raíz de las voladuras llevadas a cabo en el asedio al sitio de Burgos durante la Guerra de la Independencia. Leer más…

Burgos; estampas de una ciudad castellana y provinciana durante las décadas 20 y 30

Burgos en la revista National Geographic:

Buscando fotografías para un nuevo post sobre la ciudad de Burgos, me he encontrado con esta página de la edición americana de la prestigiosa revista National Geographic. No conozco el número ni la fecha. Supongo, debido al texto, que se trate de un reportaje sobre las ciudades castellanas. La foto está tomada desde las Llanas de afuera. Una verdadera curiosidad.

El texto dice:

El ruido de bueyes, burros y camiones sobre los adoquines de Burgos.

Campo de batalla de moros y cristianos; hogar del Cid, héroe nacional español; y capital del la reina Isabel de Castilla; Burgos fue durante mucho tiempo la representación de la Edad Media. Comenzada en el año 1221, la catedral, al final de esta calle, es considerada como una de las mejores de España.

Burgos; estampas de una ciudad castellana y provinciana durante las décadas 20 y 30

Panóramica de Burgos

El siglo XX en Burgos
La Dictadura de Primo de Rivera, con sus reformas y su inyección momentánea de vida sobre las actividades económicas y las vías de comunicación, conmueven a la Ciudad, El impulso dado a las comunicaciones interprovinciales y regionales, la concentración en Burgos de los intereses de dos grandes vías férreas ( el Santander – Mediterráneo y el directo Madrid – Burgos ), hicieron afluir a la Capital numerosos emigrantes del exterior. La Ciudad enriquece sus industrias con la instalación, en 1930, de la fábrica de Seda Artificial.

La guerra civil de 1936-39 puso a Burgos en una especial coyuntura tal vez única entre las ciudades de España, Burgos albergó desde el primer momento al Gobierno Nacional, desde la primitiva Junta de Defensa, hasta la elevación del generalísimo Franco como Jefe del Estado y las negociaciones de paz de los enviados de Besterio, en Febrero de 1939. Leer más…

Mª Teresa León, la gran olvidada de la generación del 27

Eclipsada por la sombra de su marido, el poeta y pintor Rafael Alberti, la escritora Mª Teresa León realizó una amplia labor literaria que está empezando a ver la luz.

Infancia y juventud

Maria Teresa León Goyri nace en Logroño el 31 de Octubre de 1903, hija de un coronel del ejercito, aunque muy pronto, en 1905 su familia se traslada a Madrid. Durante los primeros años de su infancia madrileña, se relaciono con la familia del historiador y folklorista Ramón Menéndez Pidal, cuya casa fue una escuela en la que reconocería el talante inquieto de Maria Teresa León y una fuente de inspiración literaria posterior.

A los 17 años, la escritora contrae matrimonio con Gonzalo de Sebastián, del que tras varias crisis matrimoniales y dos hijos en común: Gonzalo (1920) y Enrique (1925), se separa en 1929.

Maria Teresa León con dos hijos de su primer matrimonio

Tras la separación de su marido, la escritora se instala en Burgos, donde su temprana vocación literaria le lleva a colaborar en el Diario de Burgos, mediante artículos, pequeños relatos y crónicas de sociedad; sobre acontecimientos culturales o artísticos que tenían lugar en la ciudad y, especialmente de sucesos o problemas sociales del momento, donde conjugaba el reclamo de la caridad cristiana con su proyección progresista. También colabora en revistas argentinas y españolas (Burgos, Caras y Caretas, La Gaceta Literaria), e inicia la publicación de sus primeras colecciones de cuentos ( Cuentos para soñar y La Bella del mal amor), ya en Madrid, adonde se traslada en 1930, con la intención de vincularse definitivamente a la literatura.

Nueva vida en Madrid

María Teresa León y Rafael Alberti

Una vez en Madrid , Mª Teresa se relaciona en el ámbito cultural y literario, campos donde conoce a los miembros de la generación de 27; tales como el cineasta Buñuel, artistas como Dalí y escritores como Machado, Lorca, Cernuda, Salinas, Neruda… y al que seria el compañero de su vida, el poeta Rafael Alberti. La unión con el gaditano supuso una ruptura con su mundo anterior e inicio una nueva etapa vital. A la vez, Alberti, reconoció el trastorno que supuso en su vida con estas palabras: “… apareció María Teresa y lo arrasó todo”.

Durante los años 1932-1935, Maria Teresa León y Rafael Alberti visitaron numerosos países europeos y americanos, cuya experiencia les proporciona una nueva visión del arte y de la realidad, y la orientación social y política de su literatura, percibida ya en la revista Octubre, la obra de teatro Huelga en el puerto y los Cuentos de la España actual.

Durante la guerra civil española, Mª Teresa se implica en las misiones culturales desarrolladas por la Alianza de Intelectuales Antifascistas. Dirige publicaciones como Mono Azul y participa activamente con las Guerrillas del Teatro. También colabora junto a su marido en la evacuación de los cuadros más valiosos del Museo del Prado.

Exilio y Regreso a España

Viendo que el fin de la II Republica se aproxima a su fin, la escritora y Rafael Alberti abandonan España el 6 de Marzo de 1939. Tras breves estancias en Orán, Marsella y París, embarcan al exilio argentino. La diáspora de la generación del 27, iniciada por la muerte de Lorca, se completa definitivamente. En Argentina, la vida del matrimonio Alberti, entristecida por el exilio, se alegra por el nacimiento de su hija Aitana. Durante 23 años de vida en Buenos Aires, María Teresa alcanza el cenit de su producción literaria; novelas, biografías, guiones de cine, y colecciones de cuentos ven la luz.

Alberti con su hija Aitana

En 1963 el matrimonio Alberti se instala en el Trastévere, el populoso barrio romano donde vivirán años felices, y donde Mª Teresa realizara su autobiografía Memorias de la melancolía“.

Maria Teresa León y Rafael Alberti regresan a España el 27 de Abril de 1977, tras una ausencia de 38 años. Sin embargo, la mala suerte persiguió a la pareja. Aquejada de mal de Alzehimer, es ingresada en un sanatorio donde morirá el 13 de Diciembre de 1988.