Archivo

Archive for the ‘Historia Medieval’ Category

Un presagio atmosférico

agosto 30, 2009 6 comentarios

Foto_tornado_2_ En 1464, un extraño fenómeno atmosférico, semejante a un ciclón y teñido de elementos sobrenaturales rompió la tranquilidad de Sevilla tal y como queda recogido en Hechos sucedidos en Sevilla en 1464, obra escrita conjuntamente por el licenciado Alonso de Palencia y el sacerdote Diego Enriques del Castillo ambos cronistas de cámara del rey Enrique IV de Castilla conocido vulgarmente como “el Impotente“.

Fue una especie de ciclón que los cronistas describen como “un fenómeno maravilloso y nunca visto“. Leer más…

Anuncios

El mar de los Sargazos

diciembre 23, 2008 4 comentarios
Serpiente de mar, según Gesner, 1598.

Serpiente de mar, según Gesner, 1598.

Los principales mitos y leyendas de la conquista del Nuevo Mundo se cristalizaron en los primeros siglos del descubrimiento. Los conquistadores, en su mayoría iletrados y sin formación (El conquistador y explorador extremeño Francisco Pizarro era, antes de su paso al Nuevo Mundo, un analfabeto dedicado a cuidar cerdos); deslumbrados y atemorizados intentaron ante esas exuberantes tierras a las que intentarían encontrar una explicación. Así que echaron mano del bagaje cultural que habían traído desde el Viejo Mundo basado en un popurrí empapado del imaginario pagano y medieval, con una débil patina eclesiástica. Y poco a poco se produjeron los mitos geográficos como la Fuente de la Eterna Juventud, la California, el Dorado, el País de la Canela, etc…; así como otros desvaríos mentales como en el caso de los gigantes, las amazonas, e islas fantásticas e inalcanzables como Fontasía o la Antilia.

Mapa del mar de los Sargazos, con indicación de las corrientes marinas circundantes.

Mapa del mar de los Sargazos, con indicación de las corrientes marinas circundantes.

Este es el caso del Mar de los Sargazos. Geográficamente hablando es una región ovalada del océano Atlántico norte, entre las Antillas y las Azores. Delimitado por cuatro corrientes que fluyen en el sentido de las agujas del reloj alrededor de este mar. : la corriente del Golfo, la corriente del Atlántico norte, la corriente de las Canarias y la corriente norecuatorial; recibe este nombre por la abundancia de una alga marina llamada sargazo, la cual se se adapta a esta cálida zona salada. Se caracteriza por la debilidad de sus corrientes, la escasa precipitación, la alta evaporación, y por ser un desierto biológico, pues pocas especies pueden adaptarse a sus aguas saladas; lo que en conjunto hace que fuera un suplicio para los antiguas navegantes. Otra curiosidad es que las anguilas eligen este mar para desovar nadando en su camino desde Europa hasta Norteamérica.

Perteneciente al imaginario medieval que intentaba reflejar el oscurantismo de la época, se le imaginaba lleno de secretos, monstruos maravillosos y leyendas ilusorias, capaz de tragarse en su seno flotas enteras sin dejar rastro. Pero su nacimiento se remonta a la Antigüedad.

Desde el siglo XI A.C, el pueblo fenicio había ido diseminando y formando nuevas rutas de comercio marítimas por toda la cuenca occidental mediterránea mediante la construcción de numerosas colonias y factorías por sus costas, a la vez que expandían sus conocimientos y cultura, cuyo ejemplo más característico sería el legado de su alfabeto a los griegos. Fueron los Fenicios, quien a través de sus viajes a las fabulosas islas Casitérides (probablemente las Islas Británicas), empezaron a propagar, con el fin de evitar la competencia de competidores, noticias sobre la existencia de un mar situado al oeste de las Columnas de Hércules con una vegetación tan espesa que hacía encallar a los barcos que se aventuraban por esos lares. Así en el siglo IV el poeta romano de origen etrusco Rufo Festo Avieno compuso el poema <<Ora maritima>>, en el que declamaba:

<<Aquí las naves dilatadamente

Son impelidas de ningunos vientos.

Tan tarda es el agua, el mar tan perezoso,

Que confunde y espanta los ingenios;

Y añade que hay entre las blandas fauces

De algas marinas verde pavimento

Que a veces, como yerba, de las naves

Impide el curso contra vela y remo;

Pero no obstante, dice, no penetra

Lo profundo del mar: antes el suelo

Apenas cubre el agua; y siempre vaga

La fuerza, va su oposición venciendo… >>

Esta leyenda, distorsionada y agigantada a lo largo de los siglos, fue adoptada como propia por los pueblos europeos de tradición marinera, hasta que formo parte del imaginario medieval. Así los escandinavos relataban la leyenda de la existencia de un inexplorado mar Glacial, y los irlandeses describían el mar Coagulado, difuso en el Atlántico, siempre infranqueable, y asociado al infierno, la falta de vientos, la abundancia de algas y la muerte.

Mapamundi de Andrea Bianco, 1432

Mapamundi de Andrea Bianco de 1432, en el que el Este aparece orientado en la parte superior

En su mapa de 1436, Andrés Bianco apuntaba junto a la isla Antilia: “Questo he Mar de Baga” (Esto es el mar de los Sargazos). A lo largo de los siglos, se relaciono este mito con el del continente perdido de la Atlántida y con el Triángulo del Diablo. Cristóbal Colón, durante su primer viaje, recogió la impresión que le produjeron las masas de algas en su diario:

<<…aquí comenzaron a ver manadas de yerba muy verde que poco avía (…) que se había despegado de la tierra. Por lo cual todos juzgaban que estavan cerca de alguna isla…>> (Diario de Colón, día 16 septiembre)

El mito feneció cuando se hizo común que las naves que ondeaban el pendón de Castilla cruzaron y navegaron por estas zonas sin más molestias que soportar varios días la calma chica.

Fuentes:

Vía: Blog Historia de América

Las riquezas de Constantinopla

septiembre 8, 2008 Deja un comentario

“Cuando se tomó la ciudad, encontraron en los palacios enormes riquezas. Y el palacio de Bucoleón era rico y estaba hecho como voy a decíroslo. Había, en este palacio que ocupaba el marqués, quinientos departamentos, que estaban unos junto a otros y todos hechos de mosaico de oro, y además había treinta capillas, tanto grandes como pequeñas; y además había una, que llamaban la Santa Capilla, que era tan rica y noble que no había ni gozne, ni cerrojo, ni ninguna pieza, ordinariamente de hierro, que no fuese toda de plata, y no había columna que no fuese o de jaspe , o de porfirio, o de ricas piedras preciosas. El pavimento de la capilla era de un mármol blanco tan pulido y tan claro que se hubiese dicho que era de cristal, y esa capilla era tan rica y tan noble que no podría contaros la gran belleza y la gran nobleza de esa capilla. En esa capilla se encontraron riquísimas reliquias, porque encontraron dos trozos de la Vera Cruz tan gruesos como la pierna de un hombre y de una largura de media toesa aproximadamente,y además encontraron el hierro de la lanza con que atravesaron el costado de Nuestro Señor, y los dos clavos que le hundieron en las manos y en los pies. Y además había veinte capillas, y había doscientos o trescientos aposentos, que estaban unos junto a otros y todos hechos de mosaico de oro. [Este otro] palacio era tan rico y tan noble que no podría describiros ni contaros la gran nobleza y la gran riqueza de este palacio. En este palacio de Blanquernes se encontró un grandísimo tesoro, y muy rico, porque en él encontraron las ricas coronas que habían pertenecido a los emperadores precedentes, y los ricos joyeles de oro, y las ricas ropas imperiales, y las ricas piedras preciosas, y tantas otras riquezas que no se podría enumerar el gran tesoro de oro y plata que encontraron en el palacio y en muchos otros lugares de la ciudad.”

Robert de Clari, Conquete de Constantinople

Roberto de Clari era un caballero empobrecido que formo parte del variopinto grupo llamado “gente menuda” de la Cuarta Cruzada que se apodero de Constantinopla en 1204. Su valor tiene gran valor documental.

Vangelis; 1492: La conquista del paraíso

Impresionante. No me canso de ver este vídeoclip de la película 1492: La conquista del paraíso. Dirigida por Ridey Scott y con la música del compositor de música electrónica griego Vangelis (… más conocido en su barrio como Evangelos Odyssey Papathanassiou…), fue estrenada en 1992 con motivo del Quinto Centenario del descubrimiento de América.

Un tesoro en la costa de los Esqueletos

Un tesoro en la costa de los Esqueletos

R. Pérez Barredo 11/05/2008

Buscaban diamantes y en su lugar hallaron un pecio hundido que escondía un tesoro increíble: miles de monedas de oro y plata, lingotes del áureo metal y medio centenar de colmillos de marfil, además de seis cañones de bronce, toneladas de cobre, instrumentos de navegación, armas… La Costa de los Esqueletos, en el país africano de Namibia, es una zona de densas nieblas y violento oleaje. En su litoral han naufragado desde hace cinco siglos numerosas embarcaciones. El pasado mes de abril, buceadores de la empresa de diamantes Namdeb, de origen namibio-sudafricano, que se afanaban en la búsqueda submarina de este preciado mineral, se toparon con la silueta semienterrada de un majestuoso galeón. Leer más…

Los “Músicos oficiales”

Desde finales de la Edad Media, los ayuntamientos de las ciudades más importantes de Europa contrataban músicos oficiales. Según los cronistas, en el siglo XV existían en Barcelona varias agrupaciones musicales con distintas funciones:

-Las trompetas y tamboriles anunciaban la publicación de bandos y edictos.

-Una cobla de músicos ciegos acompañaban las funciones religiosas, tañendo instrumentos de cuerda.

-Los ministriles amenizaban las ceremonias municipales, tocando instrumentos de viento.

Cantor, corneta, flauta baja y sacabuche (Bajorelieve polaco, S. XV

Cantor, corneta, flauta baja y sacabuche (Bajorelieve polaco, S. XV)

La última carga de Almanzor

El 11 de Julio o Agosto de 1002 moría a los 73 años en la localidad soriana de Medinaceli, Muḥammad ibn ‘Abd-Allah ibn Abū ʿĀmir (en árabe, أبو عامر محمد بن عبد), llamado Al-Manūr (المنصور), el Victorioso, más conocido como Almanzor, político y militar andalusí ,tras ver como su ejercito era barrido tras sucesivas escaramuzas y batallas, poniendo como final la legendaria batalla de Calatañazor en la que fue herido de gravedad. Moría aquel que fue considerado como el anticristo por los cristianos y el martillo de Ala por los musulmanes. Sembró el terror y arrasó Santiago de Compostela, centro espiritual de lo que había quedado de la España visigoda, y sólo lo venció la muerte. Almanzor se fue de la mano de Caronte con una sonrisa agria, al ver que su hijo y sucesor Abd al-Malik, abandonar su tienda con el rostro en lágrimas, al que reprocho su falta de valor con palabras que demostraron ser proféticas: “Esta me parece la primera señal de la decadencia que aguarda al imperio”. Y no se equivoco el moribundo, pues a la muerte de Add al-Malik, se dice envenado por su hermano, acaediza 6 años después, el Calífato de Cordoba se desmembraría en el  estallido de una fitna o guerra civil; dando lugar a la división de Al-Andalus en taifas. Esta situación fue aprovechada por los reinos cristianos para recuperar terreno y estar preparados para la siguiente batalla (Alfonso VI de Castilla tomo en 1085, Toledo).

Aquí os dejo un fragmento de un artículo publicado en “Recuerda…”, el boletín sindical de las C.N.S (Central Nacional de Sindicatos) de Soria, el 1 de Junio de 1955, en el nº 63, referido a la última batalla del Almanzor.

“…Almanzor venia derrotado y en este lugar quiso nueva acampada y nueva refriega. El o los suyos, se ignora. Pero los moros se rehacen; afilan con furia en las piedras areniscas los alfanjes; alzan su estandarte infiel en el que campea una media luna… y se enfrentan a los hijos de Dios, a los del Dios verdadero.
Almanzor, el azote impío de la cruz y los cristianos… agoniza. Y alzándose un poco en la litera en la que era transportado, con un rictus de odio, de maldad y de agonía, arenga a la fanática morisca.
Agarenos…Siervos de Alá… Hermanos en la verdad y doctrina de Mahoma… Muere ya el azote de la Cruz y de sus siervos. Se acaba mi vida y ella se me va con todo el coraje que puede acabarla vida de un caudillo que ha sido derrotado; pero aún lo tengo-aún me queda coraje-para subir a la torre y allí detener a tajos de mi alfanje corto a los perros cristianos que nos siguen…
Con este coraje furioso con que en este valle quieto… estoy muriendo… os arrojo a vosotros, hijos de Alá, a que subáis contra ellos y lleguemos otra vez a Compostela para que si aún quedan chicharras(campanas), las traigan a nuestros muecines de Granada…
Calla Almanzor y muere. Muere, efectivamente, con todo el coraje de una derrota; la de Calatañazor. Y con el presentimiento de que el resultado de la otra batalla a la que el había instado antes de morir, en los campos de Caracena, de Baraona y de Val-de-la-torre, había sido adverso.
Porque los sarracenos atendieron la arenga del agonizante y volvieron al lugar que hoy se sigue llamando Val-de-la-torre, y cuyos cimientos aun pueden verse, y allí sufrieron la mas terrible derrota que ellos hubiesen podido imaginar.

Dos derrotas colosales en poco más de jornada y media, que duró el camino y el traslado de los utensilios de guerra que no perdieron en “el pico de las águilas”, y de los heridos entre ellos el Caudillo y algunos muertos. Almanzor y con él el poderio musulmán, iban a recibir definitiva sepultura en el “cerro 4º” de la vecina Medinaceli…”
El articulo completo en “Pueblo de Bordecorex