Archivo

Archive for the ‘Navios’ Category

La odisea de los esclavos olvidados (II)

Ver “La odisea de los esclavos olvidados (I)

La falta de interés y los constantes retrasos en  en la operación de rescate fueron la tónica de esta historia. Al conocer el naufragio, el embajador francés de la isla Mauricio se negó a promover al rescate de los esclavos malgaches, ya que su dignidad y el trabajo en el cargo habían quedado en entredicho al haberse desobedecido su orden de no traer esclavos de Madagasgar. En 1773 y 1774 dos navíos avistaron a los náufragos, pero los temporales impidieron desembarcar en el pequeño islote. Mientras los 60 esclavos supervivientes intentaron convivir con el duro relieve; una isla azotada constantemente por los temporales y en ocasiones incluso hundida bajo las aguas, sin apenas árboles y solo un pozo para obtener agua potable. Finalmente, 16 años después, la corbeta Dauphine capitaneado por un tal Tromelin (quien le dio nombre al lugar) arribó al islote. Solo habían sobrevivido ocho esclavos: siete mujeres y un bebé de ocho meses.

*En la fotografía, el islote Tromelin

Fuentes:

Anuncios

La odisea de los esclavos olvidados (I)

Años 1761, en el océano Índico a 450 kilómetros al este de Madagascar. L´Utile, un filibote negrero de la Compañía Francesa de las Indias Orientales navega con rumbo a la Isla Mauricio con un cargamento de esclavos malgaches con la intención de trasladarlos a las plantaciones de la susodicha isla. Un error de navegación lo hace encallar en los arrecifes de un islote. La tripulación y unos 60 esclavos supervivientes (muchos murieron durante el naufragio; en estos casos nadie se acordaba de quitarles las cadenas) organizan un precario asentamiento, al tiempo que fabrican una balsa con los despojos de L´Utile. Dadas las dimensiones, se embarcan los tripulantes, tras prometer a los malgaches que volverían a recogerlos.

Continuará…

*Ver La odisea de los esclavos olvidados(II)

Un tesoro en la costa de los Esqueletos

Un tesoro en la costa de los Esqueletos

R. Pérez Barredo 11/05/2008

Buscaban diamantes y en su lugar hallaron un pecio hundido que escondía un tesoro increíble: miles de monedas de oro y plata, lingotes del áureo metal y medio centenar de colmillos de marfil, además de seis cañones de bronce, toneladas de cobre, instrumentos de navegación, armas… La Costa de los Esqueletos, en el país africano de Namibia, es una zona de densas nieblas y violento oleaje. En su litoral han naufragado desde hace cinco siglos numerosas embarcaciones. El pasado mes de abril, buceadores de la empresa de diamantes Namdeb, de origen namibio-sudafricano, que se afanaban en la búsqueda submarina de este preciado mineral, se toparon con la silueta semienterrada de un majestuoso galeón. Leer más…