Archivo

Archive for the ‘Relatos’ Category

Del colegio a la universidad #3

noviembre 29, 2008 1 comentario

3065416551_a7caa78e97_o

Tempus fugit, “El tiempo vuela” decían los clásicos. Eso mismo pienso yo mientras voy pasando viejas fotografías ante mi mirada. Rostros de alegría, con ilusiones y sueños, inocentes, jóvenes llevan mirando al flash del fotógrafo desde hace más de medio siglo. Muertos ya la mayoría de ellos,  solo tienen unas amarillentas y arrugadas instantáneas para recordar su paso por la vida. Desde mi mirada de orgullosa juventud nunca se me había pasado la idea de que todo ser terrenal tiene un fin, el cual dudo será el inicio de otra vida. Pensamientos pesimistas invaden mi ser, mientras mi abuela trajina con los cacharros en la fregadera. Con un suspiro aparto la caja de latón, último destino de la fotografías, y apoyo la cabeza sobre el respaldo del sofá. Huelo a viejo. 

*El conjunto de fotografías antiguas pertenecen a mi galería en Flickr.

Del colegio a la universidad #2

noviembre 16, 2008 Deja un comentario

Hojas en el Espolón

6:00 Post Meridiem La tenue sombra anaranjada en el horizonte era la única señal dejada por el luminoso Helios, quien hace poco más de media hora había irradiado calor y alegría. Solitarias hojas caían silenciosamente de  árboles en busca de la cada vez más deslucida senectud. Cesadas ya las risas y juegos de los parques, sólo el solitario ulúlato del viento, el chirrido de los columpios y el frufrú de las pisadas sobre los despojos de los árboles acompañaban al paseante presuroso. Pesimismo y cansancio se habían ido filtrando a hogares, trabajos y colegios. Las sonrisas estivales habían sido destronadas de las faz de las gentes por muecas y rictus de enfado. Las pocas personas que se atrevían a desafiar a los nublos cielos y las cortantes temperaturas, semejantes a cuervos con sus grandes abrigos, miraban con ansiedad los luminosos escaparates. El Otoño había llegado.

*La fotografía es de mi galería en Flickr.

Categorías:Relatos Etiquetas: ,

Del colegio a la universidad #1

noviembre 1, 2008 1 comentario

Primeros días de curso.  La realidad de estar de nuevo prisionero a los libros y a las fechas ha ido borrando poco a poco el rostro de gilipollez absoluta de algunos de mis compañeros. ¿A qué no sabéis que me paso este verano?, ¿Adonde fuiste?; interrogaciones y abrazos se repiten, pero cada vez con menos intensidad. La gente contempla desde la ventanas los campos donde todavía impera el sol estival, recordando con suspiros su breve libertad veraniega. Pero nuestro destino como estudiantes nos atrapa entre sus fuertes brazos, de los que algunos intentan escapar mediante el “botellón”, y sucesivas y esporádicas relaciones con otros jóvenes. La cantinela de los profesores empieza a martillear en nuestros oídos: Estáis en Bachillerato, no en la ESO; habéis elegido estudiar voluntariamente; ¿Estaréis estudiando, no chicos?.

Este año se nota una expectación contenida en nuestro curso. No sólo es pasar de ciclo formativo a otro, sino los nuevos rostros que han llegado a mi clase; algunos de ellos repetidores, rebotados, otros porque en su colegio no había este ciclo, etc… Y en esto, que ha llegado el día de elección del delegado y subdelegado; en unos tiempos respetado y de gran importancia para la clase, y hoy en día una payasada donde el alumno que destaque por su timidez o por ser un imbécil es elegido para este cargo. “La función principal de un delegado es velar por el bien de su respectiva clase: tener aptitudes de Demóstenes, llevarse y entenderse bien con tus compañeros y profesores; ser altruista;…” Demasiadas cosas para unos jóvenes que han convertido la despreocupación en su ley. Pero siempre hay focos de ambición, pienso mientras veo como nuestra tutora, una petite femme aunque terrible, intenta denodadamente que alguien se presente para el puesto. Gestos aburridos y de desinterés general la contemplan. Es mi oportunidad, pienso para mi mismo; acceso a conocimientos privilegiados y cotilleo sobre futuras excursiones y visitas, y una excusa inmejorable para responder de mi presencia en ciertos lugares. Cuando a nuestra esforzada profesora le empieza a fallar la voz, levanto la mano como quien no quiere la cosa. El final evidente: mi nombre sale como delegado de este año. Una teoría demostrada: si me hubiese presentado al principio nadie me habría votado por envidia y simple deseo de fastidiar; en cambio al presentarme en las últimas mis compañeros creerán que les hago un gran favor… al ser delegado y librarse de la charla de la profesora.

Simple estrategia política. Para que luego digan que no se aprende en los institutos. Pero al final fue por interés personal, sin pensar para nada en la clase, objetaría un poco más tarde un escrupuloso compañero y amigo intimo mio. Mejor yo voluntariamente que alguien obligado; algo haré le respondí, mientras veía -siempre me he considerado un buen juez de las personas y sus emociones- como la frustración y envidia crecían en su interior por no haberse atrevido a levantar la mano.