Archive

Archive for the ‘Secretos reales’ Category

Los trapicheos urbanísticos del Duque de Lerma

septiembre 5, 2009 4 comentarios
Grabado de Valladolid realizado en 1574 por Braun y Hogenberg. / Wikipedia

Grabado de Valladolid realizado en 1574 por Braun y Hogenberg. / Wikipedia

En España está muy arraigada entre la población la idea de que ocupar un cargo político implica sacar provecho monetariamente de la situación. Cuando por casualidad un político sale honrado y se dedica de lleno a sus votantes, muchos se mofan de él pensando ¡que tonto es!. Y así que no es de extrañar que se sucedan en los telediarios especulaciones urbanísticas como el Caso Malaya o más recientemente los 12 millones sin justificar en la construcción del velódromo Palma Arena en Palma de Mallorca.

"más picaro que el Lazarillo de Tormes" El duque de Lerma por Pedro Pablo Rubens, 1603 (Museo del Prado).

El duque de Lerma por Pedro Pablo Rubens, 1603 (Museo del Prado). /Wikipedia

Pero la especulación urbanística no es un invento de nuestros días sino que se pueden encontrar ejemplos de ella a lo largo de nuestra historia. Uno de los más flagrantes fue el que protagonizó el valido de Felipe III,  un especie de primer ministro de la época, Francisco de Sandoval y Rojas I duque de Lerma en pleno Siglo de Oro de la cultura española, centuria también de pícaros como el Lazarillo de Tormes y de Guzmán de Alfarache.

Gracias a su ascendiente sobre el rey Felipe III, un hombre indolente y poco inclinado a la asuntos de la nación, el valido logró ser el hombre más poderoso y uno de los ricos de España gracias al trafico de influencias, la corrupción y la venta de cargos públicos. Uno de sus negocios más espectaculares y lucrativos tuvo que ver con la decisión de trasladar la corte de Felipe III de Madrid a Valladolid entre 1601 y 1606.  Según las explicaciones que dio el Duque de Lerma a sus allegados esta extraña mudanza era un intento de alejar al monarca de los sectores críticos madrileños y de la influencia que la abuela del rey ejercía sobre éste. Sin embargo éste no albergaba en su corazón intenciones tan probas por su señor sino que pretendía hacer caja a expensas de él.

 

Palacio Real de Valladolid

Palacio Real de Valladolid. Antiguo palacio de Francisco de los Cobos, el duque de Lerma se lo vendió al rey. / Wikipedia

Seis meses antes de que se hiciera oficial el traslado de la corte, el astuto estadista había comprado diversos terrenos en la zona que luego se conocería como Huerta del Rey además de otras propiedades en Valladolid.  A la llegada de Felipe III y su corte entre la que se contaban intelectuales de la talla de Quevedo y Góngora a la ciudad, el valido hizo dinero a espuertas  vendiendo esas propiedades a los miembros de la corte cuyo valor había aumentado considerablemente respecto al de meses atrás.  Ni siquiera  el monarca permaneció ajeno al negocio ya que el valido le vendió la zona de Huerta del Rey por 30 millones de maravedíes además del antiguo palacio de Francisco de los Cobos que fue reconvertido en residencia real. Lo que se dice un negocio redondo.

Fuentes:

Wikipedia: Duque de Lerma / Felipe III

Valladolid y sus pueblos: La corte en Valladolid

Tres meses por un imperio

pleberoma1 En el post anterior comente de pasada la extraña similitud que para mi existía entre el pueblo de a pie madrileño y la plebe del Imperio Romano, ambas clases sociales formadas por gentes tumultuosas, desengañadas de la política y dadas al cachondeo y rechifla de políticos y gentes adineradas. Si en el anterior artículo narraba como el pueblo de Madrid se había reído de la intensa y nómada vida sentimental de la monarca Isabel II mediante un pasquín, ahí va una anécdota que nos revela que este rasgo también existía entre los plebeyos de Roma. Leer más…

La honra de Isabel II puesta en duda

agosto 21, 2009 2 comentarios

Estatuta de la monarca origen de la copla situada en la plaza de la Ópera en Madrid.

Estatua de la monarca origen de la copla situada en la plaza de la Ópera en Madrid.

Obligada a casarse a los 16 años con su primo el infante don Francisco de Asís de Borbón, pretendiente elegido por el gobierno para el casamiento por ser un hombre apocado y poco interesado en inmiscuirse en las cuestiones políticos de la Nación, Isabel II de España vivió desde el principio su casamiento como una realidad infeliz y desgraciada ya que al escaso carácter de su conyugue se unía su probada homosexualidad y la presión palaciega, factores que nos explican sus constantes aventuras extramatrimoniales en los lechos de políticos o militares. Un dato revelador de la ineficacia de este matrimonio real nos la ofrece la paternidad de los doce hijos de la monarca: según estudios de ciertos historiadores hasta siete de sus embarazos fueron fruto de sus numerosos amantes. Leer más…