Archivo

Archive for the ‘Economia’ Category

¡No tengo una gorda!

octubre 2, 2009 9 comentarios

Aún todavía se pueden escuchar en España de boca de padres o abuelos las expresiones pertenecientes a la cultura popular “no tengo una perra” y “no tengo una gorda“, utilizadas para referirse a la falta de dinero. Estos dichos coloquiales encuentran su origen en 1868 con la creación de una nueva moneda oficial por el Gobierno Provisional liderado por Francisco Serrano, la peseta de 100 céntimos, con el objetivo de  solucionar el déficit crónico que venía  padeciendo la hacienda pública desde el reinado de Fernando VII además de terminar de una vez por todas con la diversidad de monedas existentes hasta entonces.

5 céntimos o Perra chica, la Perra gorda (10 cts) tenia iguales anverso y reverso, cambiando solo el valor facial y su tamaño

5 céntimos o Perra chica, la Perra gorda (10 cts) tenia iguales anverso y reverso, cambiando solo el valor facial y su tamaño.

Las monedas de 10 cts. y de 5 cts. pertenecientes a esta acuñación llevaban grabadas en la cara un león rampante que sostenía un escudo de España, pero como los usuarios no llegaron a identificar a esta especie tan exótica asimilaron al felino con un gran perro. De este modo la moneda de más valor recibió el apelativo de “la perra gorda“, y por contraposición se llamo “la perra chica” a la más pequeña.

Fuente: HISPANIA Historia de España, Ed. Vicens Vives.

Una de las empresas familiares más antiguas del mundo

agosto 20, 2009 2 comentarios

Las empresas familiares deben compatibilizar las tensiones familiares con otras más propias del mundo de los negocios, dando lugar en muchos casos a difíciles coyunturas, especialmente a la hora de la sucesión, momento crucial para su futuro. Esta situación ha quedado reflejada en numerosos proverbios y dichos. Por ejemplo, este dicho mexicano hace referencia al relevo generacional en los negocios y sus consecuencias “Padre bodeguero, hijo millonario, nieto pordiosero“. Y la verdad es que según ciertos estudios por lo general las sagas empresariales no logren perpetuarse más allá del nieto del fundador. Aportando datos concretos, se puede decir que tan sólo el 20% de las empresas familiares permanecen en las mismas manos del clan durante más de 60 años. Aunque si escarbamos un poco podemos encontrar ejemplos de empresas que contradicen esta afirmación y cuya historia es digna de contarse como es el caso de Kongo Gumi.

Empresas familiares: unidas por la sangre y el dinero.

Empresas familiares: unidas por la sangre y el dinero.

La empresa constructora de templos nipona Kongo Gumi ostentó hasta el 2006, año de su quiebra y posterior absorción de sus activos por un coloso de la construcción, el título de ser la empresa más antigua del mundo. Sus orígenes se pueden rastrear hasta el año 578 después de Cristo, cuando Shigemitsu Kongo, un carpintero procedente del reino coreano de Paekche, embarcó hacia Japón atraído por la oferta de trabajo surgida por motivo de la construcción del templo budista Shitennoji, primera edificación religiosa  patrocinada por la realeza del país, en concreto por el príncipe Shitennoji, segundo hijo del emperador, además de ser una de las más antiguas del país. Hasta 40º generaciones de descendientes de este artesano coreano mantuvieron durante cerca de 1.500 años el oficio de su antepasado construyendo templos, edificaciones religiosas y edificios de otra índole.  Ejemplos representativos son el castillo de Osaka, del siglo  XVI y el templo budista Hōryū-ji, localizado en Nara. Leer más…

¿Quién inventó la propina?

noviembre 21, 2008 19 comentarios

propina

La inventaron los griegos que tenían por costumbre beber solo una parte del contenido de la copa. La propina era el resto que se tomaba la persona a cuya salud se brindaba. Como recuerdo de este práctica ha quedado la etimología de propina, la cual proviene del latín propināre “dar de beber”. Su significado ha cambiado tanto que en unos sitios es obligatorio y en otros se ve como una ofensa. En algunos locales de Nueva York cuelga un letrero que dice “La propina no es una ciudad de China” para recordar al cliente que no se haga el sueco y que deje una propina que oscila entre el 15 y el 20% del la cuenta. En cambio, en Japón es casi un insulto: se piensa que quien la da pretende aparentar superioridad. En mi caso, en España se da propina a quien ejerce un buen servicio y del que hemos quedado satisfechos; aunque en el extranjero solemos ostentar el titulo de estirados.

*La fotografía proviene de la galería de Flickr de Jorge Jorquera.

Categorías:Economia, Vida cotidiana

La palabra Crisis: etimología para comprender

octubre 25, 2008 4 comentarios

En estos tiempos turbulentos para las finanzas internacionales y de catastrofismo general, salgo en defensa de ese Capitalismo clásico propuesto en su obra “Ensayo sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones” por el economista escocés Adam Smith (Siglo XVIII), hoy en día tan execrado y echado a patadas por los gobiernos en sus economías.

En primer lugar, hay que atender a la etimología de la palabra crisis para entender el complejo fenómeno económico que está sucediendo. Está palabra, ya convertida en tabú por algunos gobiernos, nos ha llegado vía directa latín, del griego κρίσις, el cual se puede traducir por la transformación de algo, por lo que no solo tiene un significado negativo. Yo me inclino por aplicar el significado positivo a la economía española (con el riesgo de que muchos echen pestes de mí), basada durante más de una década en la especulación del ladrillo o construcción. Realmente, papa Estado y todos los poderes públicos (principalmente ayuntamientos) se durmieron al calor de los beneficios e impuestos obtenido por las licencias de obras, así como otros beneficios “marginales” como puede ser el movimiento de dinero o la creación de puestos de trabajo. Los constructores y promotores inmobiliarios, cerdos ya de por si, especularon ante la demanda de viviendas hasta limites aterradores, duplicando el valor de sus inversiones. Esta inflación artificial de los precios, unido ya de por si a los altos precios del petróleo y sus derivados, hicieron que los precios de casi todos los productos subieran; creando una burbuja que las subidas de los sueldos y la demanda del mercado no puedo resistir. La burbuja ha estallado y España entera se ha sumido en el llanto. De este valle de lagrimas yo pesco una  consecuencia positiva: los precios, los carburantes, el tipo de interés,… están empezando a bajar. Pero por el camino se están llevando a todo aquellas empresas y bancos (y también a sus desdichados e inocentes empleados)  que se dejaron llevar por el turbulento río del enriquecimiento rápido. Todo estos procesos se podría definir como uno solo: reajuste del mercado.

Un aspecto negativo de la actuación de los gobiernos españoles ha sido reinvertir casi todos los beneficios obtenidos por este acelerado crecimiento económico en mejoras sociales (¡No digo que me parezca mal) para mantener contentos a sus votantes y renovar por cuatro años más su mandato, sin utilizarlo para generar más riqueza y estabilidad económica; por ejemplo favoreciendo la creación e instalación de nuevas empresas o desarrollando el factor I+D (Investigación y Desarrollo), en el cual este país está muy atrasado.

*La expresiva tira de imágenes de la desesperación de un broker está sacada de Cotizalia.com.

Fabricación de las latas de Coca Cola

octubre 20, 2008 2 comentarios
Categorías:Bebidas, Economia Etiquetas:

Inventor y empresario en los origenes de la Revolución Industrial

Maquina vapor Watt ETSIIM.jpg

Máquina de vapor de Watt, procedente de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, expuesta en el vestíbulo de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid.

Carta de Boulton a James Watt, inventor de la máquina de vapor. 7 de febrero de 1769.

“Dos son los motivos que me han impulsado a ofreceros mi apoyo; mi afecto hacia Usted y el que tengo un  proyecto tan rentable y genial. He pensado que vuestra máquina, para producir del modo más ventajoso posible, requeriría dinero, una adecuada realización y una amplia publicidad, y que el mejor modo de que Vuestro invento sea tenido en la debida consideración y para que se le haga justicia, sería el de sustraer la parte ejecutiva del proyecto de las manos de esa multitud de ingenieros empíricos que, por ignorancia, falta de experiencia y de los necesarios incentivos, serían responsables de un trabajo malo y descuidado: y todos ellos son fallos que afectarían a la reputación del invento. Para obviarlo y obtener el máximo beneficio, mi idea es instalar una manufactura cerca de la mía, a orillas de nuestro canal, en donde podría poner todo lo necesario para la realización de las máquinas. Con esta fábrica podremos suministrar a todo el mundo máquinas de cualquier tamaño. Con estos medios y con Vuestra asistencia podremos contratar y enseñar a algún buen obrero (dándole instrumentos mucho mejores que los que cualquier otro, para producir una sola máquina, le entregaría) y podremos poner a punto Vuestro invento con un costo inferior  en un veinte por ciento a cualquier otro sistema y con una diferencia en cuanto a la precisión similar a la que existe entre el producto de un herrero y el de un constructor de instrumentos matemáticos. Y así las cosas, no tendría sentido producir sólo para tres condados sino que sería más conveniente producir para todo el mundo.”

Esta carta presenta las características principales de la Revolución industrial británica del siglo XVIII: un empresario capitalista propone al inventor de la máquina de vapor asociarse para instalar una fábrica y producir con los métodos más modernos. El mercado mundial es el objetivo a conquistar. Como idea secundaria se podría resaltar la búsqueda de una buena situación para la fábrica (acceso al mercado, infraestructuras, disponibilidad de mano de obra cualificada, etc…)

Roma, capital económica

La necesidad de abastecer a las ciudades del Imperio Romano provoco un fuerte desarrollo del comercio de variadas mercancías: productos agrícolas, minerales, y artesanos, como la cerámica griega o las sedas y perfumes de Oriente.

El comercio se hizo más fácil por el uso de moneda como moneda de pago y un idioma común como lingua franca, el latín. Para favorecer el transporte de mercancías entre Roma y las provincias se construyó toda una red de calzados y se edificaron puertos a lo largo del Mediterráneo.

Mapa del comercio romano durante el Imperio.

Conocemos algunas de las principales rutas comerciales marítimas, y su duración media: Pozzuoli-Alejandría, 9 días; NarbonaAlejandría, 20 días; Ostia-Narbona, 3 días; Alejandría-Marsella, 30 días; Gades-Ostia, 7 días; Hispania Citerior-Ostia, 4 días, etc…Las travesías podían ser más largas o más cortas, ya que dependían del tipo de embarcación y de la dirección y la fuerza de los vientos. En el Mare Nostrum la navegación quedaba suspendida mare clausum desde mediados de noviembre hasta mediados de marzo. Se construyeron muelles, faros, escolleras; el auge de los puertos gracias al comercio fue inmenso, destacando el puerto de Ostia el primero y más grande de Roma.

El mercado de Trajano tenía más de 150 tiendas.

La prosperidad y desarrollo del comercio romano queda reflejado en este fragmento de un discurso de Aelio, siglo I d.C.

(…) En cada estación del año, sobre todo en Otoño, llegan tantos barcos de transporte a atracar a las orillasdel Tíber, que Roma es como el mercado universal del mundo.

Se pueden ver en gran cantidad cargamentos venidos desde la India y de la Arabia feliz. Los tejidos de Babilonia y las joyas de los países bárbaros más lejanos llegan en gran facilidad. Vuestros campos, romanos, son los de Egipto, Sicilia y la parte cultivada de África. Se puede decir que lo que nunca se ha visto en Roma es que nunca ha existido. (…)

Mosaico en el que se representan los trabajos de carga y descarga de un barco en las costas de Tunicia África)

Ver también:

Vía: Blog Historia Romana

Categorías:Economia, Historia Antigua Etiquetas: