Archivo

Archive for the ‘II Guerra Mundial’ Category

¿Y si hubiese existido Facebook en 1939?

octubre 30, 2009 26 comentarios

Nadie puede negar que a estas horas de la película, las redes sociales (Myspace, Twitter, Facebook, Tuenti, etc…) una de las columnas sobre las que se asienta Internet, han dado un vuelco totalmente impensable hace 10 años a nuestra manera de relacionarnos y de entender el mundo. Bajo esta premisa, Francesc Josep se puso como reto intentar trasladar en clave humorística los acontecimientos que acontecieron entre 1939-1946 a una serie de mensajes en el perfil de Adolf Hitler en Facebook, donde aparecen conversaciones tan tronchantes 😀 como la siguiente:

EEUU Gran Bretaña:

En la playa de Normandia, trae armas y ese tipo de mierda

Adolf Hitler: Saben que puedo leer todo lo que escriben

no? Ufff, aprendan a usar Facebook por Dios!

El resultado a tan curioso experimento a la vista está:

outlooke

Anuncios

Víctimas de los bombardeos alemanes en Leningrado (San Petersburgo)

octubre 31, 2008 1 comentario

Entre 600.000 y 1.200.000 personas murieron en el asedio de esta ciudad (1941-44) durante el asedio nazi. El hambre; epidemias de disentería, tifus,…; y las extremas temperaturas (se registraron 40 grados bajo cero) se aliaron para esto. En un solo día pudieron llegar a morir 3.000 personas.

La escasez de vituallas fue tan desesperada que la gente se comía cualquier cosa: el cuero de zapatos y libros; el papel de las paredes; pegamento; hierba; animales domésticos; e incluso se practico el canibalismo. Los senos de las mujeres y las nalgas fueron los platos preferidos para los grupos de antropófagos, quienes llegaron a ocupar barrios enteros; además de generarse un lucrativo mercado de carne humana.

Vía: Fotogramas Antiguos

“San-Ryu-Scha”; los rezagados del Pacífico

Tras las operaciones de reconquista norteamericana en el Pacífico, varias decenas de soldados nipones decidieron ocultarse en las junglas de diferentes islas- Guam, Filipinas, Mindoro, Nueva Guinea, etc…-antes de sufrir el deshonor (El concepto de bushido en la cultura japonesa) de la rendición.

Hiroo Onada abandono la lucha en 1974

Ignorando que la guerra había terminado en 1945 algunos “san-ryu-scha”- nombre con el que se les conoce a los rezagados en Japón- llegaron como el caso en el caso del teniente del Ejército imperial Hiroo Onoda, a permanecer más de 30 años escondidos en las junglas del Pacífico.

En un primer momento fueron las autoridades estadounidenses las encargadas de recuperar a estos singulares náufragos, pero a partir del año 1959, el propio Gobierno japonés fue el encargado de creó un departamento dentro del Ministerio de Sanidad y Salud Pública para esta tarea.

Algunos de ellos, como el teniente Yamamoto- quince años oculto en la Isla de Mindoro- logró comerciar con las primitivas tribus salvajes de la isla, llegando a cultivar la tierra, criando cerdos y gallinas cambiados a los nativos por sus relojes. Cuando en 1960 un experto en prospecciones petrolíferas le descubrió, Yamamoto vivía en una primitiva cabaña de madera con numerosos dormitorios, un cuarto de baño con bañera de piedra, un sistema de agua caliente canalizada por cañas de bambú y una destilería de licor de plátanos de altísima graduación alcohólica. Al ser rescatado, Yamamoto y sus cinco hombres ofrecieron a sus salvadores una fiesta que duró tres días, entre cerdos asados y licor de plátano.

Otro caso relevante fue el de el sargento Shoichi Yokoi, quien tras haber participado en la batalla de Guam (1944), la cual se saldó con la derrota nipona, se internó en la jungla con varios de sus compañeros haciendo una guerra de guerrillas. Tras haber perdido a todos sus compañeros en enfrentamientos con la policía filipina, Shoichi Yokoi continuó escondido hasta ser encontrado por un estudiante japonés en 1972. Había vivido en una caverna durante 27 años.

Shoichi Yokoi, a su llegada a Tokio

Por desgracia, otros muchos “San-Ryu-Scha” no tuvieron tanta suerte, y la malaria, junto con los ataques de los salvajes, acabaron con sus vidas.

Aspecto de la cueva donde vivió Shoichi Yokoi
Agujero por el que se entraba en la cueva de Shoichi Yokoi

*Para saber más:

El “Katiuska”; el órgano de Stalin

En 1928, los estudios de los científicos soviéticos Artomiev y Tikomirow, hicieron posible la producción en los laboratorios Dinámica del gas, en Leningrado (actual San Petersburgo), de un proyectil-cohete de 82 milímetros y de cinco a seis kilómetros de alcance. Diez años después se construían armazones a los que se califico como “lanzaminas propulsadas a reacción”- “Boievaia  Mashina”. De esta forma nacieron los “Katiusca“- pequeña Katia– como la bautizarían cariñosamente los soldados soviéticos.

  • Consistía en una rampa de vías múltiples instalada sobre un camión. Las vías servían de guía a los cohetes.
  • El camión solía ser modelo ZIS o GAZ de tres ejes, con la cabina ligeramente blindada y con planchas acorazadas sobre el parabrisas tomo protección.
  • La utilización de esta pieza de artillería de campaña de medio calibre consistía en el fuego masivo sobre el enemigo, con las posteriores consecuencias psicológicas, principalmente por la intensidad y velocidad de tiro.
  • Los ejércitos norteamericanos y alemanes también dispusieron de esta arma, aunque no la utilizaron de forma tan masiva. Las tropas del Pacto de Varsovia estaban dotadas de vehículos lanzamisiles desarrollados a partir del “Katiuska”.
  • Su bautismo tuvo lugar el 15 de Julio de 1941, como dejo constancia el general Eremenko “Experimentamos por primera vez ese estupendo arma en Rudnia, al noroeste de Smolensk. Por la tarde del día 15, la tierra fue sacudida por los tremendos estallidos de sus cohetes. Como cometas de cola roja, las granadas fueron lanzadas al cielo. Los alemanes escaparon presas del pánico, y también nuestras mismos soldados, que por motivos de seguridad no habían sido advertidos del empleo de esta nueva arma.”

  • Características:
    • Camión: Zis o Gaz de tres ejes, 7,2 toneladas.
    • Número de rampas: 8 dobles.
    • Número de proyectiles: 16.
    • Calibre: 132 mm.
    • Peso de la carga: 20 kg.
    • Alcance máximo eficaz: 8 kilómetros.
    • Tiempo de carga: 7-10 minutos.
    • Duración de la salva: 10 segundos.

*En la primera fotografía se puede ver la vista frontal de un katiusca.

*La segunda fotografía ilustra el lanzamiento masivo de cohetes soviéticos Katyusha.